Aprendizaje de la mezquindad

Aprendizaje de la mezquindad.

Premio Sial.

Prólogo de Santiago Castelo.

Sial, Madrid, 2003.

 

Adobe PDF icon Aprendizaje de la mezquindad (selección).pdf

 

Aprendizaje de la mezquindad es un libro compuesto por dos libros: "Los poemas del niño" y "Los poemas del hombre". El autor ha querido unirlos y no se da cuenta -o sí- de que lo hace por su pura lucha interna. Mientras la primera parte está formada esencialmente por quince sonetos en verso blanco, en la segunda cada poema es distinto, diferente. Si, al principio, asistimos a unas imágenes de niños perseguidos luchando contra un mundo hostil del que quieren huir para, en el fondo, no poder escapar de ese círculo desmoralizador y agresivo, en "Los poemas del hombre" los adultos no son -como los nños- parecidos, sino variados. Pero con la perfidia germinada. De ahí la diferencia versificadora, de ahí la correlación entre la mezquindad de los muchachos y la maldad de la madurez. Y todo en un poemario que rezuma un punto de tristeza y de desdicha.

 

Libro de búsqueda de la palabra, de contención premeditada, no puede negar que su autor es un hombre de teatro. Un hombre que lucha, goza, sufre, ama y padece con un dolorido sentir que es el que le marca. Por debajo de todas las facetas del cristal de sus fantasías, de todas las máscaras de la tragicomedia de la vida, está el Pedro Víllora que quiere seguir siendo niño, a pesar de todo. Un Pedro Víllora al que le duelen la soledad y la amargura, que en sus textos rememora infancias no felices y que en realidad se encuentra con el vacío del agua entre los dedos. Por eso escribe apasionada y tenazmente. Con fervores de enamorado: para no sentirse solo.

SANTIAGO CASTELO